WELCOME

LA VIDA ES UNA OBRA DE TEATRO QUE NO PERMITE ENSAYOS…POR ESO CANTA, RIE, BAILA, LLORA Y VIVE CADA MOMENTO DE TU VIDA INTENSAMENTE ANTES QUE EL TELON BAJE Y LA OBRA TERMINE SIN APLAUSOS.

martes, 19 de julio de 2016

Las cosas mínimas hacen más peso.

En ocasiones las cargas negativas que pueden acarrear los acontecimientos pueden abrumarnos, y de hecho pueden ser muchas. Sin embargo, dentro de todo lo malo se nos pueda estar aconteciendo, suelen presentarse cosas mínimas, por las cuales vale la pena continuar, a pesar de las contrariedades. Me explico: en medio de esas cosas tan desagradables que nos puedan tocar, se presentan respiros de esperanza que nos recargan para continuar.

jueves, 9 de junio de 2016

SUELTA ESE ESTÚPIDO CELULAR.

No me gusta en lo que nos estamos convirtiendo. La gente hace burla de esto, pero es muy triste ver que hay gente reunida en un sitio, pero no se comunican porque todos tienen un celular en la mano.
Cada vez las personas son más dependientes de un dispositivo tecnológico, y no hablo de regresar a la edad de piedra, que nos comuniquemos por señales de humo, pero hay que aceptar que la humanidad esta un poco obsesionada con los celulares.
Se nos está olvidando la magia del contacto personal, por estar pegados a un computador o a un celular.
No quiero ser un autómata mas, con la columna encorvada de tanto mirar su celular. No puedo cambiar la manera de pensar de un mundo globalizado, pero en lo que a mi compete, volveré a las casi olvidadas costumbres del mundo en vivo y en directo, de una manera tangible y real.
Hay muchas cosas que abordar de este tema, pero estoy pegada a un celular editanto esta entrada. Iré a vivir un poco.

NO SOY BONITA.

Tal vez por el grado de vanidad que trae de manera inherente cada mujer, es común notar un mayor grado de competitividad con otras de su mismo genero. En cuanto a belleza natural física, formas de vestir, inteligencia, etc.
Me pregunto si siempre las mujeres estarán preocupadas por ese tipo de cosas, o con el pasar de los años, su manera de percibir la vida va siendo transformada.
Partamos de la idea que hay un estándar de belleza generalizado de manera muy marcada en la sociedad, en lo que compete meramente al aspecto físico. Es simple cuestión de ver un poco de publicidad y mercadeo a nuestro alrededor, para descubrir cual es el prototipo de belleza aceptado.
Bien, teniendo esto en claro, hay que ser muy sinceros, sobre todo con uno mismo. Mis rasgos físicos no me categorizan dentro de estos estándares, y no caeré el el cliché de "tienes baja autoestima", digo, no soy un esperpento, pero tampoco soy símbolo de la belleza femenina. Y eso me parece bien. Aunque suene como un premio de consolación, no soportaría la carga que puede significar ser bella.
¿Qué implica ser bella en ese aspecto? Vas a llamar la atención a la vista, vas a figurar entre muchos, algunos hombres (y hasta mujeres) podrán codiciarte con ideas sucias, hasta te lo podrán comunicar, los demás estarán a la expectativa de lo que hagas porque sencillamente eres bella, despertarás la envidia de muchas, pasiones de otros, en fin. Es demasiada carga emocional para mi.
Mi personalidad no encajaría bien, porque soy exageradamente reservada, introvertida, y por qué no decirlo, un poco torpe. Prefiero la privacidad del anonimato. Y una de las cosas que más me agrada de ser así como soy, es que no me importa decepcionar en cualquier aspecto a otros, digo, tampoco es que estén tan pendientes de mi, porque no soy tan bella. Y si algo no les parece, pues no importa, porque da igual, solo soy una chica mas del promedio.
Tengo muchas cosas que pienso y no digo, pero la gente que me rodea no lo sabe, porque estoy y seguiré estando, en un rincón del anonimato, pero buscando ser feliz con las pequeñas cosas que me rodean.

lunes, 30 de mayo de 2016

ESCLAVOS ADORMECIDOS POR DESICIÓN.

La esclavitud, se pensaría, es cosa de el pasado. Aquellas épocas donde un amo gobernada la vida de otro ser humano sin y tener la más mínima oportunidad de oponerse, quedó en el pasado.
Ojalá hubiese quedado en el pasado. Lo cierto es que ahora los que nos gobiernan no son otros seres humanos, son los medios tecnológicos.
Personas que pasan de estar todo el día en un empleo frente a un ordenador, se dirigen de regreso a sus casas en transporte público, con sus cabezas enfocadas a un celular, llegan a sus casas a ver tv, se acuestan y miran su celular, se depiertan y apagan la alarma de su celular, e inician un nuevo día a estar de nuevo todo el día frente a una pantalla.
Nos creemos autónomos pero pareciera que cuando no estamos frente a una pantalla, una fuerza de ansiedad nos gobernara para ir de nuevo a ella.
No estoy en contra de los avances tecnológicos, pero me parece absurdo que el arte de la comunicación y las gestualidades, las sendaciones del trato con el otro en un plano físico, se vean reemplazadas por un emoticón.
Hay gente enferma de virtualidad crónica. Las maquinas nos gobiernan y cada día nos parecemos mas a ellas.
¿No crees que seas un esclavo? Intenta pasar un día sin un celular, tablet, pc o televisor y descubre que sensaciones hay en ti.
La calidad del tacto humano está siendo reemplazada por la frialdad de los objetos inertes.

jueves, 26 de mayo de 2016

TIENES QUE SEGUIR.

Aunque sientas que no vale la pena, aunque la incertidumbre te quiera atemorizar, aunque la sensación de esfuerzo inútil quiera frenar tu impulso, aunque la soledad quiera impulsarte a desistir, aunque los pensamientos pesimistas pretendan hacerte creer cosas que no son... Aunque se presenten un millón de razones para detenerte en el camino, tienes que seguir. Tienes que seguir por esos sueños nobles que lograrán impactar a otros, tienes que seguir porque el mundo pide a gritos algo diferente que tú puedes brindar, tienes que seguir porque de personas que se rinden está llena el mundo, y tu estás hecho para algo mucho más significativo que rendirte.
Tienes que seguir, aún cuando parezca que no tienes fuerzas, aunque parezca que no tienes aliento, aunque parezca que no hay camino transitable.
TIENES QUE SEGUIR.

martes, 24 de mayo de 2016

La hermosa sensatez del "no me importa"

Las cosas se tornan mucho más fáciles cuando le restas importancia a la opinión ajena.
No me refiero a ser un descarado empedernido, que su cinismo lo lleva a estar cegado ante lo urgente y evidente.
Más bien hablo de las ocasiones en que sufrimos de más por algo que hicimos o no hicimos, dándole vueltas en nuestra cabeza a las ideas que deben estar rondando las cabezas de las otras personas, y esa desgastante actividad del “qué dirán”.
Y es que nunca podremos modificar lo que piense o no piense de nosotros otra persona, de hecho puede que nunca conozcamos a ciencia cierta su punto de vista respecto a nosotros, porque esto hace parte de la profundidad de sus pensamientos íntimos.
Así que en lo que a mi respecta, no hay cosa más liberadora que ser naturalmente descomplicado en ese aspecto.
Si se llevaron una buena impresión de mi, pues genial. Si piensan que soy una completa idiota pues qué le vamos a hacer. Solo me ocuparé de ser yo misma y luchar hasta el cansancio por mis más profundos ideales.

lunes, 9 de mayo de 2016

TODOS TIENEN UN TALÓN DE AQUILES.

A primera vista unas personas pueden mostrarse supremamente seguras de sí mismas, otras en contraposición, reflejarán introversión. Solemos inclinarnos a pensar que unos son más que otros, que unos sufren demasiado mientras los otros están en estado permanente de alegría.
Lo cierto es que así como el tímido tiene momentos de espontaneidad cuando se siente en verdadera confianza, el espontáneo también sufre de soledad, aunque esté rodeado de mucha gente. Ésto solo por mencionar un par de factores, lo cierto es que la inseguridad, la euforia, las virtudes, los defectos, son universales y todos tienen algo de cada uno.
Cuando envidies a alguien porque lo creas superior, piensa que es un simple humano, tan expuesto a todo como cualquiera, cuando desprecies a alguien por que es muy callado, piensa que en esa persona pueden haber incalculables virtudes como cualquiera.
Nos enfocamos demasiado en las debilidades y pasamos por alto muy rápido las cosas buenas. Conviene pensar menos en juzgar y más en aprender a vivir en comunidad a pesar de las diferencias.