¡¡¡WeLCOmE!!!

LA VIDA ES UNA OBRA DE TEATRO QUE NO PERMITE ENSAYOS… X ESO CANTA, RIE, BAILA, LLORA Y VIVE CADA MOMENTO DE TU VIDA INTENSAMENTE ANTES QUE EL TELON BAJE Y LA OBRA TERMINE SIN APLAUSOS.

lunes, 2 de mayo de 2016

Eres adulto.

Hay cosas que debes empezar a aceptar a medida que vas creciendo, como por ejemplo que eres el único responsable por el futuro que tendrás.
Hay temores que me han acompañado desde niña y mientras eres niña es normal o aceptable verte indefensa. Sin embargo, cuando creces la sociedad misma te exige ser consecuente con lo que se supone debe ser un adulto.
No lo niego, suele abrumarme la idea de que no lo hice lo suficientemente bien y a la hora de vivir siendo totalmente independiente tengo bastantes falencias.
La incertidumbre por no ver que las cosas ocurren como te gustaría que fuesen, a veces es bastante angustiante.
Quizás el hecho de pensar que otros esperan algo extraordinario de mi, o que lo llegaron a pensar cuando era niña, me presiona a creer que estoy más por la linea de los fracasados.
La rutina de cada día, la inactividad, la sensación de insuficiencia, todo se junta y nadie parece entenderme.
Quisiera crear una realidad diferente, esa que anhelo tanto pero que a veces veo tan utópica. Espero que en unos años todo sea diferente. Esto de vivir es grato pero también se torna desgastante en ocasiones.
Que agradable es esa gente que vive con pasión, porque tienen propósitos muy claros y definidos. Se convierten en expertos de eso que tanto aman, irradian seguridad, contagian deseos de vivir, son verdaderos genios de la esperanza.
En ocasiones me siento bastante ignorada, aunque también creo que esa es solo una percepción.

jueves, 17 de marzo de 2016

ME ALEJO POR MI BIEN. Hay cosas que conviene dejar en el camino porque a la larga, terminan siendo equipaje extra que nos hace daño.

Sensación de vacío.

Antes de desvirtuar el enfoque de ésta entrada apresuradamente, quiero aclarar que el vacío experimentado no tiene que ver con deseos empedernidos de acabar con mi existencia bajo cualquier circunstancia. No, a lo que me refiero es a una sensación muy personal de insatisfacción.
Cuando inicia la vida adulta con todas sus responsabilidades, debes afrontar un millón de cosas, quieras o no. Y todas esas cosas afectarán positiva o negativamente tu futuro.
En lo personal siento como si en mis 24 años de vida, no hubiese logrado mayor cosa, como si hubiese podido darle otra forma más productiva.
¿De quién es la culpa? Realmente la única responsable es la persona que eacribe éste texto. Es cierto que muchos factores intervienen en la formación de la personalidad, pero a la final la única que ha decidido ser lo que es hoy, soy yo misma.
Si de factores que han intervenido negativamente hablamos, tendría que mencionar unos cuantos, tales como: inseguridad, miedo, ansiedad, desorientación, en fin, mucho caos mental.
No digo que tenga la peor vida de todas, pero supongo que pude haberle sacado más provecho, teniendo en cuenta 1ue nadie puede asegurar a ciencia cierta, lo que ocurrirá después de infaltable muerte. Espero, ahora que siento que despierto, emplear éste otro fragmento de vida, de manera que al llegar a la vejez pueda sentir que hice lo mejor que pude. ¡SUERTE CON ESO!

Escribir, cura.

Hace algún tiempo no escribía nada aquí... me fuí en busca de nuevas plataformas. Pero el buen hijo vuelve a casa.
No importa el medio, la manera o el lugar, escribir siempre cura de alguna manera.
Sacar lo que tienes dentro a través de las palabras es una preciosa herramienta que permite la comprensión.
Escribir ayuda a aclarar ideas, exponer puntos de vista, en incluso liberarse.
Hay cosas que están en tu cabeza pero sólo cuando las plasmamos a través de un medio escrito, logramos verlas como aguas cristalinas.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Una generación sedienta de aprobación.

Actualmente con todo el apogeo de las redes sociales, es muy notable la necesidad de sentirse aceptados por los demás en los seres humanos. Redes sociales tan frecuentemente utilizadas como Facebook, reflejan el gran tamaño del narcisismo humano y a la vez la necesidad de sentirse aprobados por otros. El simple hecho de incrementar "Likes" en fotos de nosotros mismos y que sólo muestran una parte de nosotros, pero no enteramente lo que somos demuestra notablemente que somos egoístas por naturaleza, que se hable de nosotros, que nos vean a nosotros, que sientan que ahí estamos. Y aunque no lo queramos estamos envueltos en todo este sistema. Buscamos con ansias que los demás puedan de una u otra forma apreciar que existimos, que tenemos, que somos, todo lo bueno que podamos mostrar, claro está. El gran problema está en que nos queremos dar a conocer en la redes sociales virtuales, pero no queremos socializar presencialmente, buscamos sentirnos estimados en cierta manera, pero cada día nos vemos más envueltos en la caparazón de la tecnología que nos roba el calor humano, la capacidad de apreciar una sonrisa genuina y no simplemente ver una foto con una sonrisa forzada. No está mal querer sentirnos aceptados, lo que sí es cuestionable es cuando eso se convierte en una obsesion. Están todos tan ocupados aparentando ser felices virtualmente que se nos está olvidando vivir.